17.10.16

Planta de tomate por accidente


Hemos leído bastante sobre cómo sembrar nuestros propios vegetales. Aprendemos a seleccionar nuestras semillas, proporcionarles la cantidad de sol y agua (ni mucho, ni poco), trasplantarlas a su debido tiempo, agregar fertilizantes y remover insectos con un arsenal de herramientas. Si se sigue este proceso, seremos recompensados con comida dentro de algunos meses.

Pero algunas veces, estos procesos no funcionan porque la naturaleza toma control. De repente nos recuerda que la jardinería es un proceso natural que no se basa en ningún orden ni protocolo.

Cuando descubrí la “planta de tomate por accidente” creciendo en el jardín de mi casa hace algunas semanas atrás, no pensé que fuera una planta de tomate. El día que la descubrí iba a ponerle agua a mi árbol de Clusia. El gran misterio es cómo una semilla viajó hasta mi jardín. A lo mejor un pájaro se comió un tomate y una semilla calló en el jardín.

Este fin de semana me percaté que a la planta le están creciendo 5 tomates.


We read a lot about how to grow our own vegetables, to select our seeds, to give the perfect amount of sunshine and water (not too much, not too little), to transplant at the right time, and to fertilize and remove bugs with an arsenal of tools. We have been told that if we follow the program, we’ll be rewarded with food in a few months.

But sometimes, such a program does not work when nature simply takes over. Suddenly, we’re reminded that gardening is a natural process that no relies on protocols.

When, a couple of weeks ago, I suddenly discovered the “accidental tomato plant” growing in my front garden, I almost couldn’t believe it actually was a tomato plant. The day I discovered it, I was bringing water to my Clusia tree. The big mystery is how the seed traveled to the front garden. Maybe a bird must have eaten a tomato and deposit a seed falling in the garden.

This weekend I realized there are growing 5 tomatoes.

10.10.16

Compra sin generar basura (en transición)

Durante los dos últimos meses he estado enfocado en un compromiso que he llamado “desintoxicación de plásticos”; el objetivo: evitar comprar productos empacados y dejar de generar basura.

Desde que hago la compra de comestibles a granel, todo es más fácil; la compra a granel es excelente porque puedes llevar tus bolsas reutilizables. Por años había pasado por la sección de productos a granel pero iba si necesitaba algún fruto seco en particular que no hubiera en la sección de empacados. Algo sorprendente que descubrí fue que las compras a granel tienen su encanto, los frijoles, las lentejas y los garbanzos exhibidos en contenedores transparentes con sus etiquetas, en vez de estar escondidos en el armario, se ven más apetecibles y me inspiran más al cocinar. 

Mi última compra: alubias, frijoles, hongos shiitake, limones, jengibre, pimentones, papas, chayotes, naranjas, bananas y pepino. Cero desecho.
For the past two months I’ve been focused on an undertaking that I’ve been calling “plastic detoxification”; the goal: avoid purchasing anything in packaging and eliminate personal trash production. 

Since I do my grocery shopping in bulk, everything is easier; the bulk grocery shopping is excellent because packaging is avoided by reusable bags. For years I had passed by the bulk sections in the supermarket but only turned to bulk to get a particular dried fruit that wasn´t on the shelf. Somewhat surprisingly, I discovered that bulk shopping even had an aesthetic appeal. The beans, lentils and chickpeas in clear containers on the countertop, rather than behind labels and packaging–tucked away in cabinets, ingredients looked more appetizing and inspired more cooking. 

My last purchase: beans, shiitake mushrooms, lemons, ginger, peppers, potatoes, chayote, oranges, bananas and cucumber. Zero waste.

7.10.16

Buscando alternativas a todo lo que compro con plástico

Al hacer la identificación de consumo de plásticos en casa, descubrí que la mayor cantidad de plásticos que genero proviene de los alimentos y esto tiene sentido porque son productos que consumo a diario y adquiero frecuentemente, pero si las compras las hago de manera responsable tanto social como ambientalmente puedo disminuir grandemente la cantidad.

Antes de empezar a hacer mi plan preventivo, en el cual me basaré para evitar el plástico en casa, hice un recorrido por los dos supermercados que frecuento con la intención de buscar alternativas a todo lo que compro con plástico. A pesar de que existe un abuso en el uso de envases y empaques de usar y tirar, en mi caso es totalmente factible poder evitarlos, sólo es cuestión de crear hábitos y dejar de hacer las compras inconscientemente; darme cuenta de lo que compro, ser responsable y considerado porque las consecuencias pueden ser dañinas y peligrosas.

Los supermercados están llenos de envases y empaques plásticos y nos hacen creer que adquirirlos es mucho más práctico y cómodo, pero los empaques para usar y tirar no hacen mi vida más fácil, ni me hacen sentir cómodo, ni facilitan mis tareas.
¿Por qué adquirir champiñones empacados? Si se pueden comprar a granel, allí mismo en el supermercado, y evitamos: la bandeja de poliestireno expandido, el plástico transparente, la etiqueta plástica con la descripción del producto, la etiqueta plástica con el precio y en este caso etiqueta plástica con publicidad.
¿Aceitunas en empaque de plástico? Se pueden comprar a granel, allí mismo en el supermercado, o en frascos de vidrios y tapa de metal que se pueden reutilizar.
¿Salsa de tomate en empaque tetra brik o lata? Se puede comprar en frasco de vidrio reutilizable, con tapa de metal o comprar los tomates y hacer la salsa casera.
¿Mostaza en botella de plástico? Se puede comprar en frasco de vidrio reutilizable y con tapa de metal.
¿Pasta en envoltura de plástico? Se puede comprar en envase de cartón o papel.
¿Bolsas plásticas transparentes para frutas y verduras? Podemos llevar nuestras propias bolsas.

Aunque al tratándose de desechos, debemos ser más conscientes y responsables. El dilema de plástico, cartón o vidrio se resuelve mucho mejor si en vez de utilizar artículos desechables empleamos nuestras propias bolsas, canastas o cualquier contenedor reutilizable.

3.10.16

Kit para compras

En la cajuela del carro tengo el kit de bolsas para las compras. Dos de telas y varias de papel. Antes acumulaba las bolsas de plástico del supermercado, ahora acumulo las de papel que dan con el pan o en una que otra tienda responsable con nuestro planeta y la verdad es que son muy efectivas para las compras de leguminosas a granel y en supermercado me solucionaron el reguero que se me formaba al comprar habichuelas, champiñones y verduras y frutas pequeñas. 
Simple, sencillo y práctico para nosotros, sano para el planeta.

2.10.16

Domingo de embotellar legumbres

Fui al mercado y me surtí de leguminosas que compré a granel. Poco a poco estoy reemplazando los envases plásticos por vidrio, así que aproveché el día para embotellar la nueva compra. No pretendo llenarme de botellas y tarros innecesarios; la intención es evitarlos lo mayor posible y así reducir la cantidad de desechos con destino a los rellenos sanitarios.

1.10.16

Sábado de mercadito orgánico

Optar por comprar productos orgánicos, en días de mercadito local, es un acto de consumo responsable y una excelente manera de promover el desarrollo de pequeños agricultores locales social y ambientalmente responsables. Además protegemos el medio ambiente, sus recursos y nuestra salud.
Maíz, calabaza, berenjena, lechugas, jengibre, rábanos y limón
Compra con cero desecho inorgánico y cero plásticos.

30.9.16

Una cosa nos lleva a otra...

Estuve reflexionando sobre cómo nuestras acciones hacen crear conciencia y esto nos lleva a querer dar un paso más y luego este nos lleva a otro y a otro y poco a poco se van originando notables cambios en nuestra vida. 

Desde hace poco más de dos años soy vegetariano…

27.9.16

En casa uso servilletas de tela

En casa decidí reemplazar el uso de servilletas de papel a “servilletas de telas”.  Los beneficios son varios, tanto para mí como para el planeta: son reutilizables, prácticas, ahorro dinero, su vida útil es larga, se genera menos desperdicio, evito el plástico de su empaque y además, cuando ya no sirvan como servilletas las podré utilizar como trapos de limpieza y alargo aún más la vida de un simple trozo de tela.

26.9.16

Vivir sin plástico (Paso 1)

1. Identificar nuestro consumo de plástico (*)

Para identificar qué tipo y cuánto desecho plástico se genera en casa, coloqué dos cajas, una exclusivamente para botellas y envases y la otra para los demás tipos de plástico. Al principio me sorprendió la cantidad de plástico que me rodea y que se va generando, pero la idea de este primer paso es concientizarse y no alarmarse. 
Mis desechos plásticos, en orden de mayor a menor, son generados por productos para: 

33% Alimentación 
30% Aseo personal 
14% Limpieza de la casa 
11% Bebidas  (jugos, leches, café)
11% Alimentación y cuidado de mascotas 
1% Varios 

Una gran problemática que se me presenta es que en esta ciudad no se cuenta con programas efectivos de reciclaje, pero esto tiene solución con un simple plan preventivo porque muchos de los desechos plásticos que genero se pueden evitar, otros reemplazar o buscar alternativas. 

(*) El proceso lo hgo basándome en las recomendaciones hechas por Sinpástico y que consiste en tres pasos.

23.9.16

Bolsas de papel períodico

Los desechos de las perras y el papel sanitario los recojo en bolsas de papel períodico que yo hago. Aprendí como hacerlas con un video que encontré en Youtube y es muy rápido y sencillo hacerlas (una se hace en menos de dos minutos).  Cuando tengo tiempo hago varias y las voy guardando.
Es una excelente forma de evitar el plástico y de reutilizar papel periódico.

22.9.16

Cuerda de henequén y pinzas de madera en el tendedero

El cambio puede comenzar con pequeñas acciones, como el simple hecho de reemplazar la cuerda de plástico del tendero por una cuerda de fibra natural de henequén y las pinzas plásticas, por pinzas de madera.
Mi cuerda de henequén es un poco delgada, pero la tejeré tipo trenza y eso la hará mas resistente; cuando llegue el momento de reemplazarla la puedo poner en la composta porque es fibra 100% natural.

20.9.16

Líquido lavavajilla

Buscar alternativas y reemplazo de productos de limpieza es fácil. Preparar un líquido para lavar la vajilla en realidad toma muy poco tiempo además, cuidamos el medio ambiente, la salud y nuestra economía familiar. 

La receta es del blog de Stefania Rossini.

Ingredientes 
3 limones enteros 
400 ml de agua 
200 gr de sal 
100 ml de vinagre blanco

Procedimiento 
Cortar los limones con todo y cáscara en pedazos pequeños (quitarle las semillas) En una licuadora poner los 4 ingredientes y licuar hasta que queden bien integrados. Poner a hervir el líquido obtenido a fuego lento durante 5 minutos. Apagar, dejar enfriar y envasar. 

El líquido puede durar varias semanas almacenado.  Yo lavé muy bien la botella del detergente líquido que terminó y que estoy reemplazando; la botella es de plástico, pero es una forma de reutilizar y tan pronto se rompa la reemplazo por una de vidrio.
Reemplazar el detergente líquido fue: económico porque se prepara con ingredientes muy bajo costo; sencillo ya que no requiere de conocimientos específicos y los ingredientes se encuentran muy fácilmente; ecológico porque sus ingredientes no dañan el medio ambiente y anti alergénico, este líquido no contiene sustancias agresivas.

Siguiente paso:
  • Reemplazar la esponja de lavar la vajilla por "estropajo"

19.9.16

Vivir sin plástico

Mi interés por reducir al mínimo el uso de plásticos, surge con “Saca tu sabucán” campaña emprendida por una amiga mexicana que invita a reducir el uso del plástico de manera cotidiana llevando tus propias bolsas al supermercado evitando así las plásticas. Hace varios meses empecé a llevar mis propias bolsas cuando voy de compras y la verdad es que me he sentido cómodo y satisfecho. Queriendo conocer más sobre el grave problema que está causando el uso desmedido del plástico a nuestro planeta encontré en internet la página “Sinplástico” una cooperativa española cuyo objetivo es promover la reducción del uso indiscriminado del plástico y concienciar acerca de este problema; gracias a esa página encontré otra, igual de interesante, “Vivirsinplástico” que son una pareja española aprendices del minimalismo residual y enemigos del plástico de un sólo uso quienes cuentan sus experiencias y hacen sus recomendaciones para vivir una vida sin plásticos.

Estoy dando otro paso en mi intento por llevar un estilo de vida eco-amigable y simple y he emprendido la aventura de eliminar el uso de plásticos de mi vida. El proceso lo haré basandome en las recomendaciones hechas por Sinpástico y que consiste en tres pasos (mismos que iré documentando): 

2. Mantener la calma y elaborar un plan 
3. Ir sustituyendo los objetos de plástico poco a poco

Sé que no será fácil y que no lo lograré de la noche a la mañana, pero soy consciente del daño que le hace el plástico a nuestro planeta por ese motivo me estoy esforzando y siendo constantente.

17.9.16

¿Cuántos plásticos tocamos en un día?

Buscando ideas y sugerencias para el logro de mis propósitos, en este caso “aminorar el uso de plástico” y encontré un experimento realizado por Patri y Fer (aprendices del minimalismo residual y creadores de la página Vivir sin plástico) que consiste en contar todos los objetos de plástico que tocábamos durante un día. Se me hizo interesante este ejercicio y me animé a hacerlo, un día inhabil que pasé todo el día en casa, como una forma de concientizarme sobre como el plástico está presente en nuestra vida y como le hemos dado tanta utilidad que existen prácticas diarias que no podríamos imaginarnos sin utilizarlo y aunque esté presente y lo reconocemos, al mismo tiempo es desconocido.

El resultado me sorprendió porque vivo inundado de plásticos de todo tipo. Desde el momento en que me desperté y sin salir de la cama empecé a utilizar productos hechos de plásticos: apagué el aire acondicionado con el control remoto que está hecho con materiales plásticos; me senté en mi cama, me puse las chanclas que son de plástico; era temprano y aún estaba oscuro así que encendí la luz y el interruptor es de plástico, busqué mi celular para ver la hora, su carátula y la lámina transparente que la protege para que no se raye son de plástico; fui al baño me lavé la cara para despertar bien y me peiné con un cepillo que tiene celdas de plástico y me cepillé los dientes con uno hecho 100% de plástico. Pasé a la cocina por una taza de café, el café lo guardo en un contenedor de plástico y lo preparé en una cafetera con un asa de plástico muy resistente.  Le pongo leche de soya al café y la tapa de la caja treta pak es de plástico. Tomé mis llaves que cuelgan de un llavero de plástico y abrí la puerta para que mi perra que vive dentro de la casa saliera al jardín a hacer sus necesidades, misma que recogí y coloqué en una bolsa plástica.

Para desayunar me preparé unas tostadas, un jugo verde (en una licuadora que tiene tapa de plástico) y una ensalada de frutas (que partí en una tabla de plástico resistente). El apio que usé para el jugo estaba en su bolsa plástica de fábrica y como no compré una piña entera cuando fui al supermercado sino la mitad, está empacada en un envase plástico transparente. Desayuné en el comedor que tiene sillas con cubierta de plástico transparente para evitar que se manchen.

No había transcurrido ni una hora del momento en que me levanté al momento en que terminé de desayunar y ya había tenido contacto con más de 15 artículos fabricados con materiales plásticos. 
Empecé a anotar cada uno de los artículos en una libreta con un bolígrafo de plástico y el resultado es de 64 artículos identificados. Pude haber tenido contacto con algunos que han sido fabricados con plástico pero por desconocimiento pasaron por alto.
Este sencillo e interesante experimento me ha permitido dar cuenta que hay muchos artículos plásticos que podré evitar y otros que podré reemplazar. Tendré que seguir utilizando aparatos eléctricos y electrónicos como consecuencia de vivir en una ciudad, pero en compensación trabajaré en prescindir y sustituir los demás.

16.9.16

Lo primero es lo primero


Todos sabemos que nuestro planeta se encuentra sumergido en una profunda crisis ambiental y que es necesario un cambio en nuestras acciones. Tenemos que empezar a hablar menos y unir esfuerzos creando espacios que promuevan acciones sencillas, saludables e innovadoras, pero concretas y que den respuesta a los problemas actuales de una manera práctica. Estar preparado para crear estos espacios no es tarea que debamos tomar a la ligera, necesitamos primero empezar por uno mismo. 

Lo primero que tenemos que hacer es estar consciente de nuestros malos hábitos, identificarlos y entender que es urgente cambiarlos y considerar alternativas. Lo segundo implica esfuerzo, querer lograr ese cambio, tener el porqué del cambio bien claro en la mente. (Realizar un uso responsable de nuestros electrodos omésticos y no utilizar productos nocivos no es fácil, pero hay que convencerse de lo necesario que son estos cambios). Tercero, el compromiso es parte importante de este proceso; por lo que hay que comprometerse a controlar nuestras acciones y romper con las malas prácticas a toda costa. (Empezar a desconectar los aparatos eléctricos y electrónicos que no se estén utilizando, evitar el uso de productos químicos para la limpieza del hogar). Cuarto, ser constante. Ir poco a poco, haciendo esfuerzos todos los días y cumplir así con nuestro compromiso. Y quinto, perseverar. Esto es muy necesario para lograr el fin buscado, hay que convencerse que lo que hacemos es necesario y por siempre.

Una vez logrado todo esto, tenemos que empezar a compartirlo con nuestra familia, amigos y conocidos logrando así un cambio grupal. 

El proceso de aprendizaje colectivo, los cambios de actitudes y comportamientos, son más consistentes y duraderos en el tiempo cuando se empiezan a trabajar desde lo individual; primero ver opciones que encajan en nuestra vida y valores y ponerlas en marcha. Mi objetivo es vivir en un hogar verde con todo lo que lo involucra: ahorrar energía y agua, uso responsable de electrodomésticos, no utilizar productos nocivos y una alimentación sana y responsable con el medio ambiente.

14.9.16

Propósitos

No es necesario esperar que termine o inicie el año para reflexionar y establecer propósitos; lo que deseo lograr me lo he propuesto a partir de hoy y en la medida en que los vaya logrando además de darles continuidad iré estableciendo los nuevos. 

Seis me parecen suficientes, algunos requieren esfuerzo económico, otros dedicación, práctica y tiempo: 
2. Comprar una bicicleta 
4. Utilizar productos de higiene personal ecológicos 
5. Desconectar los aparatos electrodomésticos y electricos si no se están utilizando
6. Mejorar el uso y manejo que le doy al agua
7. Eliminar todo aquello que no me hace falta

12.9.16

Manifiesto

GreenMolesko es un compendio de lecciones y experiencias que he tenido y tengo en mi intento por lograr un cambio en mis acciones diarias y llevar un estilo de vida eco-amigable y simple. 

Todo cambio implica esfuerzo y sacrificio, pero renueva pensamientos y actitudes que sólo serán eficaces si somos constante, si nos interrelacionamos y si proporcionamos medios a través de los cuales se puedan seleccionar opciones responsables con nuestro entorno y que motiven a tener una mente menos saturada. GreenMolesko es un espacio que promueve cambios de actitud para cuidar nuestro planeta y la importancia de hacerse cada vez más consciente de nuestros actos y decisiones del día a día.

GreenMolesko no tiene un orden cronológico pero te recomiendo empezar por aquí